1 de agosto de 2019 -Matot y Ma’asey

1 de agosto de 2019 -Matot y Ma’asey

Viajando por el desierto

Esta semana concluimos el cuarto libro de la Biblia estudiando una doble porción de la Torá: Matot y Ma’asey (Números 30: 2-36: 13). Estas dos secciones traen el cuarto libro de la Biblia, el Libro de los Números (en hebreo, Sefer BaMidbar o el Libro del Desierto) a su conclusión.

Las dos secciones no solo actúan como una revisión de los viajes de los israelitas a través del desierto, sino también a través del tiempo. Es en estas secciones donde vemos por primera vez la primera sombra de fuego del pensamiento einsteiniano: que el tiempo y el espacio se entrelazan. Las dos secciones finales del Libro de los números nos llevan a un viaje físico, un viaje espiritual y un viaje ético a través de estas dimensiones físicas y abstractas.

¿Es todo el Libro de los Números un libro sobre diferentes demensiones diferentes y cómo cada una de ellas es parte de la creación? Estos viajes giran en torno a la raíz verbal hebrea d.b.r. de donde derivamos las palabras para desierto / desierto (midbar) junto con la palabra para hablar (midabber). ¿Nos está enseñando el texto que el desierto puede ser un lugar vacío lleno solo de palabras intangibles o puede ser un lugar lleno de acciones que se convierten en hechos concretos?

Sefer B’Midabar (que significa «el Libro en el desierto)) es también un libro sobre el habla. Estas dos secciones comienzan con las palabras: “lo yachel dvaro b’chol ha’yotze mipiv / no profanará su palabra / acciones; pero hará lo que prometió ”(30: 3). El lector hebreo conectará inmediatamente la frase con el concepto del desierto. La raíz del verbo << ch.l.l. >> (que significa aquí: romper una promesa) está relacionada con la palabra chol que significa: arena y vacuidad. ¿Nos enseña el libro que un líder que rompe su promesa conduce a su pueblo a un desierto vacío de meras palabras?

El judaísmo es una religión que se preocupa menos por lo que dice, sino más por lo que hace. La Biblia hebrea nos advierte constantemente que no antepongamos el estilo a la sustancia. Por ejemplo, Moses no era un gran orador y nunca hubiera ganado un debate político en la televisión estadounidense. No era su estilo lo que importaba, sino la profundidad de sus pensamientos. La Torá enfatizó que nuestras palabras tienen significado cuando nos inspiran a actuar. Es por esta razón que la Torá aboga por la veracidad. Nos recuerda que una sociedad basada en mentiras es una sociedad vacía; uno que al final es arrastrado por las arenas del tiempo.

¿Nos está enseñando la sección de esta semana que la Biblia hebrea insiste en que las agencias de noticias y los políticos brindan a sus ciudadanos no un giro sino la realidad? Una vez más, el lector hebreo notará el juego de palabras entre los resultados y las meras palabras. Entonces debemos crear dvarim «resultados tangibles» en lugar de «dibbur» meramente palabras, es decir, sonidos que llenan el aire pero que al final no significan nada.

El libro de Números nos enseña que depende de nosotros decidir si queremos vivir en un midbar (desierto) donde no confiamos en nuestros líderes o en nuestros medios o en un lugar donde hay dvarim, palabras que conducen a acciones. La forma en que elijamos determinará la calidad de nuestra sociedad. ¿Qué piensas?

Youtubes of the Week:

Una breve historia de los muchos judíos famosos en los deportes (vale la pena verla, te enorgullecerá)

Add Comment

to top