Posted enero 4, 2019 12:11 pm Comentarios desactivados en 4 de enero de 2019 – Va’Era

Va’Era es la segunda parashá del libro del Éxodo. La van a encontrar el Éxodo 6:2-9:35, y su nombre quiere decir: Al aparecer yo”.  Se refiere a los momento cuando D-os se reveló a los patriarcas, no obstante hay que preguntar si no es una indirecta a las plagas, las cuales D-os estaba en punto de hacer contra los egipcios.

Nuestra parashá no solamente trata de las primeras pestes que damnificaron a Egipto sino también de la incapacidad del gobierno del faraón a enfrentar los desafíos de una situación cambiante.  En vez de ver la realidad el gobierno de Egipto creó una serie de falsificaciones (mentiras) para pacificar el pueblo y asegurar el pueblo que controlaban la situación.  También repasa el concepto de la damnificación de los inocentes (collatoral damage).  Nos presenta la idea que los errores del liderazgo causan daño no solamente a los malos sino también a los buenos. Es un desafío moral desde la primera vez que Abraham hizo esta pregunta a Abraham durante la crisis de Sedoma y de Gomorrá.

¿Qué es el propósito de la historia de la plagas? ¿Es meramente una lección histórica o representa un concepto de la política? Nos enseñan las plagas que hay que estar concientes del poder de las burocracias de un gobierno? Vemos esta advertencia en el Libro de Sanuel cuando el profeta nos advierte de los peligros de un rey poderoso y cuales serían sus consecuencias. Samuel argumenta que cuanto más poderoso un gobierno sea tanto mayor es su tendencia hacia la corrupción.

¿Son estas plagas un ejemplo de la incapacidad del gobierno? ¿Se equivocaba el gobierno del faraón en su creencia falsa que su negación de negociar o hasta escuchar las quejas del pueblo era un señal de la fuerza? ¿Pensaron que podrían manipular la corriente de información y por medio de este control convencer el pueblo de una realidad falsa?

Hasta que damos el beneficio de la duda al gobierno del Faraón, y suponemos que los gobernantes de veras creyeron poder controlar la situación, aun vemos que su gabinete se negó a analizar sus decisiones, se quedaron con una política que fallaba y por fin permitieron que el desastre tuviera lugar. ¿No nos dice que un público que pone su confianza total en cualquier gobierno también comparte una parte de las consecuencias negativas?

¿Leyó mal el faraón (o eligió no leer) los hechos verdaderos o se transformó su ejercito grande de burócratas en un “estado dentro de un estado” (deep state)? Deseaban estos solamente mantener su poder y hasta el faraón no pudo controlarlo? ¿Fue la terquedad del Faraón que causó la muerte de tantos de sus ciudadanos o nos insinúa que los ministros del gobierno quería tanto su poder que en vez de perderlo estaban dispuestos a sacrificar su pueblo?

¿Es este texto nada más que una lección histórica o nos enseña un principio generalizado? ¿Nos pide que cuestionemos, a ver lo escondido entre las oficinas de cualquier gobierno y las relaciones ocultas entre los medios de la comunicación y las autoridades? Vemos estas preguntas eternas por todo la escritura hebrea.

El libro del Éxodo nos recuerda que estas verdades también son ciertas en nuestra vida particular. ¿Cuándo deberíamos estar firmes y cuándo necesitamos ser flexibles? ¿Cuándo queremos aceptar los cambios y cuando debería rechazarlos?  La respuesta bíblica parece ser que los seres humanos estamos bendecidos con la capacidad de analizar y modificar nuestro comportamiento. Esto es la base del concepto de Teshuvá y de Iom Kippur. Cuando una política no nos funciona, entonces cámbiala, pero si es una cuestión de una moralidad eterna, entonces hay que ser firme en ella.

Una vida de éxito depende de nuestra habilidad de determinar cuando hay que ser firme y cuando hay que ser flexible. Tenemos que cuestionar lo que pensamos que sabemos, estar listos para modificar nuestra política y examinar las consecuencias de nuestras acciones? ¿Saben Vds. examinar las acciones de su vida?


Youtube de la semana:

La tecnología de Israel abre nuevos mundos.

Una forma más de vencer al cáncer

The Technion: Haciendo bien